Te nombro

Quiero leer mi nombre en tus labios apreciando cada gesto del movimiento de tu boca.

Léeme los labios sin necesidad de mirarme.
Escucha el sonido de tu nombre sin necesidad de escucharme.
Siénteme, en cada letra, en cada suspiro, en cada renuncia.
Mírame. Observa como mi cuerpo se abandona al tuyo
y como mi alma se entrega sin descanso.
Tócame. Siente en la yema de tus dedos como mi piel se estremece
y al mismo tiempo renace a cada caricia de tus manos.

Bésame. Dame tu aliento que es vida y es infierno al mismo tiempo
Llévame hasta el cielo mientras te nombro. En silencio.
Para nosotros